amor negligente* intuir que acertar no lo es todo. sospechar que tras toda correción, aquello que pretendemos como bello y perfecto (así lo quieren ver... y lo ven¿?) se oculta el error, la alteración, la energía transformativa que aporta vida a lo estático y desvela lo asombroso e inesperado. sin error no hay...

 
juan lópez* 

STR_ _E  _ _T

(strike out borrado) (licencias ortograficas todas para construir street con una sola E)

borrar lo tachado y viceversa. volver sobre ello y observar como en el intento la desaparición se produce. nada queda mas que el fondo de la cuestión (color intenso que tiende a calido. cada vez más... sin contraste o tension alguna. sólo el color: amarillo (podría ser otro y quizá menos intenso, menos llamativo. otro. el negro tachado por si mismo y depurado, destilado en amarillo de luz y no en violeta (por complementar) borrar una y otra vez para que toda arqueología sea el indicio de toda antropología y para que toda antropología se torne pensamiento del ser que tacha, barre, aparta y es negligente, que quiere conocer lo escrito por el vicio de borrarlo para que otro lo descubra... como si en la palabra escrita hubiera algo más que la huella de quien estuvo allí y dejo su marca, un recuerdo de su paso. la ley, las leyes, que nos incitan a su cumplimiento, es decir, y esto es lo que quería dejar como, digamos, mi "pequeña aportación" (casi se me olvida)... nos incitan, las leyes, decía, a su borrado, al olvido y a no más ley. el juego desvela el error que persiste en la salvación de toda escritura, da lo mismo cual sea, la escritura, la salvación. si no vemos lo que ocurre cómo vamos a escribir de ello... cómo podríamos aspirar a que la escritura nos salve si no lo hizo la voz. el disco sigue dando vueltas y la estancia, mi craneo, dentro y fuera de él, se cuaja de sonido que tacha, en su eco y en su imprevista retroalimentación, toda posibilidad de comprensión. aún así... gozo (en el amarillo cuando llegue a OZ).

m_2015